Evocación al escuchar “Claro de Luna”

Como el viento que acaricia tu pelo, la música acaricia mi alma. En esta noche donde apenas se ve la luna, vienen a mi mente miles de recuerdos, todos almacenados en un rincón de mi memoria, como pequeños retazo de momentos vividos, unos dulces y otros amargos.
Cierro los ojos y al escuchar “Claro de Luna” me pierdo en un laberinto lleno de emociones, busco la salida y al final del camino, allí, estoy yo. Me observo en la distancia, camino lentamente, es como si de un espejismo se tratara,cuando estoy frente a mí otro yo y casi rozo mi piel, en ese preciso instante, me despierto.

Y es entonces, cuando me dio cuenta, que solo fue el sueño de una noche de verano…

Anuncios