La lujuria.

Que coño le pasa a todo el mundo, nos movemos siendo políticamente correctos no damos paso a la ambigüedad. Siempre rigiendonos por puñeteras normas que nos dictan lo que está bien y lo que está mal.

Somos personas, si te arañan la piel ¡te duele y gritas! pero a veces somos robots, si te arañan el corazón callas y miras a otro lado.

Cuántas veces piensas ¡¡¡basta ya!!! Ahora llegó tu momento, ese que tanto tiempo estuvistes esperando, donde serás ¡tú! la que decidirá el curso que llevará tu vida. Puede que te equivoques pero una equivocación más ¿Es tan importante? ¿No crees que merece la pena arriesgar? ¿Porqué? te preguntaras ¡Y si ganas! Piensa… ¡¡¡Y si ganas!!! Habrá noches de un amor sin desenfreno. En este momento solo existe el aquí y ahora.

La lujuria, según te contaron, es uno de los siete pecados capitales, pero piensa, no prefieres pecar con él a tener un cielo ganado. Habrá noches donde vuestros cuerpos desnudos no se separen ni un milímetro, donde temblareis de placer, donde la pasión dará paso a la lujuria, donde te sentirás Tlazoltéotl (la Diosa del sexo, de las pasiones) de esas pasiones ocultas que ahora solo sueñas, pero llegó el momento de actuar, no esperes más, la vida pasa y él no te esperará eternamente.

Corre, sal a su encuentro, deja tu mochila de recuerdos guardada bajo la cama y corre sin mirar atrás. Aquella tarde cerró la puerta de su casa y mientras caminaba, marcó su número y cuando escucho su voz… Esa que tantas noches le susurro UN TE QUIERO  su cuerpo se estremeció y le dijo; contigo amor, al fin del mundo.

Un amor prohibido

Siempre pensé que tenía la vida perfecta, un marido perfecto, unas hijas perfectas, mi casa era tal y como siempre soñé, perfecta para mi familia.

¿Qué más podía pedir? ¿Nada verdad? Porque se me olvidaba deciros, que era decoradora de interiores y tenía un estudio en el centro de la ciudad. Y la verdad es que me había hecho de una buena cartera de clientes y nunca me faltaba el trabajo.

Bueno será mejor que comience desde el principio… Hace unos meses, un periodista de un periódico local quiso hacerme una entrevista y contacto conmigo a través de una amiga. Mi respuesta fue, que estaría encantada de que me entrevistase y concertamos un primer encuentro para hablarle un poco de mí y de mi negocio, así pues, quedamos en mi oficina sobre las doce del mediodía. Fue muy puntual, le pase a mi despacho, dónde saco su grabadora y comenzamos a hablar. Creo que trascurrieron un par de horas y ni tan siquiera nos dimos cuenta. Antes de irse, le di mi teléfono porque quedaríamos la próxima semana, esta vez en mi casa, para que así conociese mis dos mundos, mi familia y el trabajo.

Aquella tarde salí pronto del trabajo y fui a recoger a mis hijas al colegio, Antes de bajarme del coche vi que me llego un mensaje, era la entrevista, para que la escuchase, me envió un saludo y me volvió a dar las gracias, y le devolví el saludo.

Recogí a mis hijas y nos fuimos para casa, no sin antes pasar por el supermercado a comprar algunas cosas que me hacían falta.

Se pasaron la tarde jugando, saliendo y entrando en la piscina cerca de las ocho, vino la pequeña diciéndome que estaba cansada, raro en ella, `porque era la más revoltosa. Subimos a la planta de arriba les di un baño y a la cama. Como cada noche les conté un cuento, pero nunca tenían bastante, siempre acababan protestando porque querían más. Ya pasaban de las nueve cuando por fin se durmieron.

Aquella mañana, mi marido me dijo que había quedado para cenar con un cliente, que se retrasaría. Este sería mi momento relax, me prepare una ensalada, agua y un yogurt, me lo puse en la bandeja, me senté en el comedor, encendí el ordenador, tenía que buscar telas para un sillón isabelino que una clienta muy especial, había adquirido en una subasta. Estaba inmersa viendo telas cuando de pronto, el WhatsApp, pensé que sería Ismael mi marido, pero de nuevo era él, el periodista que le puse él, porque no recordaba su nombre. Bueno no leí el mensaje, pero seguía insistiendo y no tuve más remedio que contestar. Y la verdad que su conversación era tan interesante que cuando vi la hora, eran más de las doce. De nuevo más de dos horas y parecían dos minutos. Lo que me extrañó es que Ismael no hubiera dicho nada, con lo tarde que era. Decidí llamarle, pero no contestaba, la verdad que comencé a ponerme un poco nerviosa. Se lo comenté a Cesar que así es como se llamaba, y le dije que hablaríamos en otro momento y me despedí.

No sabía qué hacer, seguía llamando y ahora estaba apagado o fuera de cobertura. Comencé a hiperventilar ( me pasa a veces si estoy muy nerviosa) cuando escuché que se abría la puerta, salí corriendo al vestíbulo, estaba tan tranquilo y a mí a punto de darme algo, le pregunte  qué sino se había dado cuenta de la hora, y él  seguía  tranquilo, y yo a punto de llamar a los hospitales, me dijo que venía muy cansado que había sido un día muy duro, que se daría una ducha y que me esperaba en la cama . Yo le dije un poco enfadada, ahora iré que me voy a hacer una tila doble.

De nuevo el WhatsApp era Cesar, que se quedó preocupado, que sí había llegado y si me encontraba bien. Le dije pues no, no me encuentro bien, pero él tan tranquilo me tomaré una tila doble y a dormir, se despidió de mí, no sin antes decirme que descansara.

Me tomé la tila apague el ordenador y subí a mi dormitorio, cuando llegue Ismael, se había quedado dormido vestido encima de la cama. Quitarle la ropa me costó la vida, porque mide casi 1,90 y es corpulento, le desabroché los pantalones, la camisa, se lo quité lo arrope. Pensé… vaya, parece que en vez de tres hijas tengo ahora también uno más. Me fui al baño me di una ducha relajante, y aquella tarde que había sacado la lencería más sensual que tenía, pensando que no llegaría muy tarde…  Pues nada, volví a guardarla de nuevo, seria para otra ocasión. Ya era el tercer día que la guardaba, aquello se estaba convirtiendo en una costumbre. Me metí en la cama sin apenas hacer ruido, y lo curioso es que mi último pensamiento antes de dormir fue la imagen de “él” Cesar, y creo que el sueño me venció sonriendo. 

Participo en los premios literarios 2018 Amazon

Ayer día 31 de agosto a las 24 horas, finalizó la presentación de libros para los premios literarios 2018 de Amazon. Yo participo con mi novela; Qué le ocurrió a Irene Luján. Un libro de genero paranormal, una novela de  suspense, terror, policíaca. La verdad que es mi primera incursión en este género, pero espero que no sea la última.

maqueta 2

 

Una descripción que hice de la novela es esta:  Marisol Gallardo

A las cinco de la tarde hora local, desapareció Irene Luján, se encontraba jugando en el parque y desde entonces no se sabe nada de su paradero ( noticia del periódico, año 1970) 48 años después aún está el caso sin resolver. Expediente 58734/ 25 Irene Luján.

Después de varios acontecimientos se volvió abrir el caso. Si quieres descubrir qué pasó, no dejes de leer Qué le ocurrió a Irene Luján.

 

Dar las gracias, a todos los compañeros que participan  en esta edición de los premios literarios 2018 de Amazon. Mucha suerte a todos y cada uno de vosotros. Para mi lo importante es y será participar y sentir  algo que me parece muy importante el compañerismo entre los participantes.  Os dejo el enlace , por si queréis echar un vistazo,  si os gusta la novela de suspense,policíaca y terror no dejéis de leer    Qué le ocurrió a Irene Luján 

Ahora os contaré, lo que significo para mi como autora  de la novela escribirla. A pesar de ser mi primera incursión en este género, me siento muy satisfecha del resultado final. Hace días, una lectora me preguntaba que quién es mi referente cuando escribo, mi respuesta fue, no tengo ningún, no hay nadie.

Soy una escritora brújula, mi único referente, es mi creatividad y mi imaginación. Los personajes y las historias van surgiendo conforme voy escribiendo los capítulos. Y la historia comienza a tomar forma.

Mi creencia es, que cuando morimos, o como siempre digo en mis novelas cruzamos el viejo puente de madera, de alguna forma las personas que nos dejan, nos siguen cuidando desde el más allá, y si alguna dejo algo por hacer en este vida, alguien debe ayudarle a llevarlo a cabo. son entes que están velando nuestros sueños o ayudándonos a cumplirlo.

La historia Qué le ocurrió a Irene Luján, es de misterio, policíaca, terror, ocultismo, solo diré, que fue una experiencia única escribirla, que lo hacía en la soledad de la noche, siempre acompañado de mi música y dejando volar mi imaginación.

Hay un detalle en la novela, que no debe pasar desapercibido, que tiene que ver con una carta, pero eso, ya es otra historia. Mil gracias por leerme y recuerda, siempre hay un libro esperando ser leído.

 

Marisol Gallardo

Siente, sueña y ama

Hola amigos, me dirijo a vosotros, a todos aquellos a los que como a mi, os encanta narrar historias y vuestro sueño como el mío es escribir y ver editado una novela con vuestro nombre en la portada.

Lo primero que hay hacer, es tener una idea sobre la cual escribir y seguido de eso tener claro los personajes y desarrollar una trama. Eso es así en la mayoría de los casos menos en el mio, la verdad que yo comencé a escribir mi novela, pensando que sería un relato corto más de los muchos que escribo, pero la realidad fue otra.

Los capítulos y personajes se iban sucediendo uno tras otro, la novela iba tomando forma y la historia me enganchaba un poco más cada día.

La noche era mi aliada, la vida de Lucía, Bea, Diana y Ariel pasaba ante mis ojos  y sin dejar ni un instantes de escribir, el sonido de las teclas de mi viejo ordenador,era música para mis oídos y me inspiraba a darle vida a través de las palabras, fueron días, semanas y meses, en los que disfrute, escondiéndome sin que me vieran y observando desde mi imaginación.

Hasta que llego el día de poner fin, sí he de ser sincera, me costó separarme de las cuatro amigas, ya eran una parte de mi vida.

Y así sin darme cuenta acabe la que sería mi primera novela.Siente, sueña y ama

Siente sueña y ama

Siente sueña y ama mi primera novela terminada,  me gusta. La sensación es parecida a tener un hijo, porque das luz con tu imaginación, a un universo de palabras que entrelazándolas, hacen que todo tenga sentido, el amor,la amistad, la traición, el deseo.
Escribir,una palabra que da sentido a un cúmulo de emociones que se agolpan en mi mente, un carrusel de palabras que quieren ser contadas,un espejismo que deja de serlo cuando finalizas la novela.
Novela una palabra que da miedo hasta escribirla, porque piensas ¿seré merecedora de que mi historia acabe siendo una novela? y de pronto un día dices acabo de terminar mi primera novela, y ya esta pasa de ser tu historia a ser tu novela, así sin
más.Y entonces sientes felicidad,mucha felicidad, al fin lo conseguiste, lo que soñastes siendo una niña acabas de hacerlo realidad, Los sueños están para cumplirlos, solo tienes que esperar el momento. Y ese momento ya llegó.

image